Mi madre y su abrazo

Madre, cómo quisiera

en cada abrazo tuyo

sentirme abrasado en amor divino

y que las flores que nacen de tus manos

florezcan en mi desierto prístino.

Mi exilio me fortalece

en el sueño sereno y fervoroso

de volver a mirar tu frente

y nutrirme con tus bendiciones,

mientras los idiomas me saturan

las sienes, los días y las noches.

Madre, ¿qué fue del abrazo pretérito

que retorna en cada atardecer

y me hace saludar al alba,

como lo hace la golondrina

que me susurra muy de mañana?

Madre …dime, ¿Dios es también madre?

¿Una madre tierna y cariñosa,

como tú, en la génesis de mi infancia?

pues … yo lo he sentido así

en cada rayo que el sol nos regala.

Categorías Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close