Por la calle del olvido

Con el frío

abrazado a mis huesos

y el alma derramando gélido rocío,

me interné en tu empedrado,

saboreando mi tenue hastío.

Mis recuerdos galopaban en mi pecho

y el melodioso aire nocturno

acariciaba mis mejillas

y susurraba mis yerros.

Señor,

¿Por qué mi eterna tristeza,

silente e impasible como búho,

con su mochila al hombro

sigue mis pasos

en mis noches serenas?

¡Oh calle del olvido!

que me abrazas

con tus pétreas manos

y me conduces

hacia el Nazareno,

al que aluden en sus ritos,

obispos, curas y pastores,

pero al que poco han imitado.

Calle amiga:

ayúdame a abandonar en tus banquetas

tanta tristeza mía,

te entrego mi nostalgia

y mi añoranza ahí te la encargo.

Calle empedrada:

¡Dime si por ti mi Dios,

alguna vez,

ya sea de noche o de día,

¿tal vez de mañana?

inadvertido y ferviente,

tus piedras ha pisado!

Categorías Sin categoría

3 comentarios en “Por la calle del olvido

  1. Yo también camino por una calle muy angosta y empedrada, llena de peligros.
    Donde la noche me abruma y siento que Dios no me escucha.
    Quiero gritarle y pedirle que me ayude.
    Espero que nos ayude a todos.
    Un abrazo 🌹

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tu poema y tu plegaria, Poetas en la noche

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close