Tu partida, Papá Herminio

Tu partida, tan sentida,

Papá Herminio, de casa,

la gris tarde en que tu taza

se quedó  triste y pasiva;

tus ojos miel e inquietos

apagaron su linterna,

para buscar el sendero,

a tus pies inciertos;

Papá, tu abrupto despido,

sembró una gran tristeza

en mi vida, para olvido

de mi soledad muerta,

mientras lloran mis libros,

y releen mi tristeza.

Categorías Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close